InicioBlogSe elevó a juicio la causa de la fábrica “Deseares” que produjo...

Se elevó a juicio la causa de la fábrica “Deseares” que produjo dos muertes

Publicada el

spot_img

Luego de una complicada instrucción, que demandó ocho años de investigación, el fiscal René Bosio elevó recientemente a juicio la compleja causa penal vinculada con la muerte por botulismo de dos clientes de la ya desaparecida fábrica villamariense de escabeches “Deseares”, por hechos ocurridos a mediados de 2012.

Alfredo Héctor Gismondi (63), propietario de la firma elaboradora de los productos, y Álvaro Pablo Álvarez (40), quien se desempeñaba como asesor bromatológico, oportunamente comparecerán en audiencia oral y pública imputados como presuntos coautores del delito de “homicidio culposo reiterado” a raíz de los decesos de Miguel Ángel Chiacchiera y Sergio Daniel Lencinas.

De acuerdo con la acusación, en fechas no precisadas con exactitud, pero comprendidas entre febrero y junio de 2012, Gismondi y Álvarez elaboraron conservas de escabeche de ciervo y riñoncitos al malbec, “ofertándolos a la venta pública sin poner los cuidados mínimos exigidos (…) relativos a la cocción y/o tratamiento adecuado para obtener la eliminación de la bacteria ‘clostridium botulinum’, causante de la enfermedad mortal para el consumo humano conocida como botulismo”.

En otro párrafo de la requisitoria de elevación a juicio, el fiscal Bosio sostiene que los acusados elaboraron las conservas “mediante un procedimiento casero de autoclavado, insuficiente como para poder alcanzar la temperatura adecuada de 100 grados durante cinco minutos, o de 80 grados durante 30 minutos, o de 70 grados durante 60 minutos, necesarios para eliminar dicha bacteria”.

Luego de envasar los productos mencionados en frascos de vidrio individualizados y rotulados con la marca “Deseares”, los pusieron a la venta y fueron adquiridos por quienes resultaron víctimas fatales de la ingesta de los escabeches.

Según la investigación judicial, Chiacchiera consumió los riñoncitos al malbec la noche del 11 de abril de 2012 en su casa de la localidad santafesina de Carcarañá. Momentos más tarde empezó a sentirse mal, con dolor de estómago y cansancio, presentando luego caída de párpados y dificultad para respirar, por lo que debió ser internado dos días después en una clínica privada.

Ante el agravamiento de su salud, el 15 de abril fue derivado al Hospital Italiano Garibaldi de Rosario, donde permaneció en Terapia Intensiva y en estado de coma durante dos meses, hasta el 15 de junio, día en que se produjo su deceso por “intoxicación por botulismo”.

Ironías del destino, ese mismo 15 de junio de 2012, en horas de la noche y en su domicilio de la ciudad de Córdoba, Sergio Lencinas, consumió el escabeche de ciervo y, casi de inmediato, sufrió una descompensación, acompañada por un fuerte dolor abdominal, seguida de vómitos, mareos, sequedad bucal, visión borrosa y, finalmente, dificultades para hablar y respirar.

Fue internado el 17 de junio en la Clínica Aconcagua de la capital provincial, donde permaneció alojado en la Terapia Intensiva hasta el 29 del mismo mes, día en que falleció como consecuencia de una “insuficiencia cardiorrespiratoria con motivo de un fallo multiorgánico debido a una intoxicación por botulismo”.

Cabe señalar que los abogados defensores de Gismondi y Álvarez se opusieron a la elevación a juicio, pero poco después el Juzgado de Control confirmó todo lo actuado por la Fiscalía, por lo que el expediente ya fue remitido a la Cámara del Crimen local para que fije la fecha del juicio oral.

Asimismo, es importante destacar que la instrucción judicial fue iniciada en junio de 2012 por el exfiscal Daniel Del Vo, quien por entonces estaba al frente de la Fiscalía del Tercer Turno. Sin embargo, a poco de asumir el cargo, en 2016, el fiscal Bosio reflotó la causa antes de que prescribiera la acción penal y pudo concluir las actuaciones para elevarlas a juicio.

Alfredo Gismondi, apodado “Freddy”, nació en Villa María el 23 de abril de 1956, es viudo, se domicilia en barrio General Paz y actualmente trabaja como peluquero. Tiene un negocio del rubro en barrio Mariano Moreno.

Álvaro Álvarez también nació en esta ciudad el 24 de octubre de 1979, está casado y registra domicilio en barrio San Juan Bautista, aunque actualmente vive en la ciudad de Córdoba.

Finalmente, cabe recordar que la fábrica de escabeches “Deseares” tenía su local de producción y ventas en bulevar Ramón J. Cárcano 566, entre San Luis y avenida del Libertador, al frente del Reloj de Flores ubicado en el Rosedal Parajón Ortiz.

Fuente: El Diario

Últimos artículos

Ramiro Bueno dará su primer show en Córdoba

El hijo del “Potro” cantará por primera vez en la provincia Luego de un largo...

Córdoba terminará la autopista 19

La autopista 19, una obra esperada desde hace más de 50 años, finalmente será...

Convocados para la Copa

El entrenador de la selección argentina, Lionel Scaloni, ha dado a conocer la lista...

Milei asiste a la Cumbre de la Paz 

El presidente de Argentina, Javier Milei, se encuentra en Suiza para participar en la...

Más temas

Ramiro Bueno dará su primer show en Córdoba

El hijo del “Potro” cantará por primera vez en la provincia Luego de un largo...

Córdoba terminará la autopista 19

La autopista 19, una obra esperada desde hace más de 50 años, finalmente será...

Convocados para la Copa

El entrenador de la selección argentina, Lionel Scaloni, ha dado a conocer la lista...