InicioEconomíaSe libera el precio de la yerba

Se libera el precio de la yerba

Publicada el

spot_img

Se libera también el control y la obligatoriedad de garantizar productos a valores accesibles en góndolas para los sectores más pobres.

Un mate cocido con un trozo de pan se utiliza en millones de hogares argentinos como reemplazo de alguna comida fuerte, principalmente la cena. Desde hace un tiempo, esta es la triste realidad para los miles de hogares pobres en el país, que pare­ciera que con el transcurrir de los meses se incrementa indefectiblemente.

En paralelo a esta realidad asoma un nuevo fantasma vestido de liberación de precios. Desde hoy, entra en vigencia la desregulación del precio de la yerba mate para el sector productivo e industrial. Una medida que fue adoptada a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) del presidente Javier Milei.

Según explicaron en los últimos días, después de 22 años en los que el Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym) fijaba los valores para el precio de la hoja verde que se entrega a los secaderos e industrias, ahora quedará liberado. Es decir, unos 12.000 pequeños productores deberán decidir ahora si aceptan el precio que les ofrecen o prefieren esperar a que mejoren los valores; el tema es si esos pequeños productores pueden aguantar y no vender la hoja verde cosechada.

Según el precio que los productores pidan por la hoja verde que comienza a cosecharse hoy, este se trasladaría a las góndolas, y que podrían sufrir un incremento superior al 100%, pese a que los paquetes de yerba que salen a la venta, pertenecen a cosechas del año pasado. De todos modos ya en enero se hablaba que en mayo el kilo de yerba podría alcanzar en góndola los 6.000 pesos.

El propietario de la marca de yerba misionera «Piporé», Raúl Karaben, en una entrevista negó que esta situación derive en un aumento en el precio, y señaló que «el valor lo marcará el mercado».

Caraben explicó que «la sesión de precios de la materia prima de eliminó porque se desreguló la actividad, se acordó un precio de referencia de hoja verde, y el precio del producto final lo marcará el mercado».

«Los precios tienden a acompañar el ritmo de la inflación, y se ha notado una desaceleración en el ritmo de aumento, por lo que no creemos que el kilo de yerba deba aumentar», explicó el empresario.

Además, Karaben se mostró en consonancia con la desregulación del precio. «La yerba era el único producto que tenía regulación de precios en Argentina, a partir de ahora estamos trabajando con un precio de 370 pesos por kilo de hoja verde, muy por encima del precio que se fijaba en la sesión», argumentó y agregó: «La sesión de precios por un lado era injusta para algunos, y castigaba a otros, porque los costos de producción no son los mismos para el que tiene cinco hectáreas que para aquel que tiene 100».

En cuanto al abastecimiento de producto, Karaben fue contundente: «Las perspectivas son muy buenas, el clima ha acompañado y se esperan buenos valores de cosecha, como ya está ocurriendo».

Pero no es la materia primera que producen unos 12.000 productores, en su mayoría chicos, lo único que se desreguló después de tanto tiempo. La nueva era del sector yerbatero también le sacó presión a las industrias en la necesidad de abastecer de yerba barata a las góndolas. Desde comienzos de la década pasada, las industrias fueron obligadas por los sucesivos gobiernos nacionales (incluso el de Mauricio Macri) a abastecer el mercado con productos accesibles.

Este control de precios, que se efectuó a veces de forma más amigable y otras, como las de Guillermo Moreno, de forma compulsiva, ya no corre más y las empresas volverán a competir ferozmente por un mercado maduro que apenas crece 2 o 3 por ciento por año, en un ejercicio bueno. «Hoy hay muchas ofertas de yerba mate en los supermercados, dos por uno, porque si no las ventas caerían mucho más», explicó el gerente de una yerbatera líder.

La competencia por ganar mercado, si se hace por precio, termina repercutiendo en el pequeño productor porque se espera que las industrias trasladen esa puja de precios a menores valores pagados por la hoja verde. En los últimos 15 años hubo muchas grandes industrias que incluso crecieron menos de lo que podían porque no querían ser obligadas a abastecer el mercado con precios congelados o semicongelados a pérdida.

Últimos artículos

Posgrado en IA en San Francisco 

El Centro Regional de Estudios Superiores (Cres) de San Francisco ha anunciado el lanzamiento...

Belgrano e Instituto se midieron en amistosos 

Belgrano e Instituto, dos equipos tradicionales de fútbol de Córdoba, se midieron en dos...

Llega la Fiesta de la Bagna Cauda 

La tradicional Fiesta de la Bagna Cauda en Calchín Oeste atrae a miles de...

Calamuchita: decomisaron 1500 kilos de carne y clausuran dos frigoríficos

En la localidad de Villa Amancay, perteneciente al departamento de Calamuchita, el Ministerio de...

Más temas

Posgrado en IA en San Francisco 

El Centro Regional de Estudios Superiores (Cres) de San Francisco ha anunciado el lanzamiento...

Belgrano e Instituto se midieron en amistosos 

Belgrano e Instituto, dos equipos tradicionales de fútbol de Córdoba, se midieron en dos...

Llega la Fiesta de la Bagna Cauda 

La tradicional Fiesta de la Bagna Cauda en Calchín Oeste atrae a miles de...