Conecta Con Nostros

Provinciales

A una hora de Córdoba, dos cascadas para disfrutar

Ubicadas en medio de la Reserva Natural Vaquerías, en el Valle de Punilla. El recorrido completo para visitar las dos cascadas demora poco más de dos horas y es gratis.

La Reserva Natural Vaquerías está ubicada en Valle Hermoso, a una hora de la ciudad de Córdoba en auto y conocerla es una excelente excusa para disfrutar un día al aire libre, en medio de un paisaje natural, rodeado por flora y fauna autóctona del escaso bosque nativo que aún sobrevive a los desmontes constantes en la provincia de Córdoba.

Está compuesta por 380 hectáreas, que van desde el pie de las Sierras Chicas hasta los pastizales de altura en el Valle de Punilla. Se puede acceder al lugar ingresando por la ruta 38 o por el camino del Cuadrado y al llegar a Valle Hermoso es necesario tomar un camino de tierra y recorrer unos tres kilómetros hasta la base de la Reserva, donde hay un playón para dejar el vehículo estacionado. También cuenta con algunas mesas, bancos y baños químicos.

La entrada y la estadía son gratuitas y en la actualidad, las visitas están limitadas a los días viernes, sábados, domingos y feriados de 10 a 16 horas, mientras el resto de los días el ingreso al público está vedado. En esas jornadas, los guarda parques efectúan tareas de mantenimiento en el lugar.

Una vez allí, hay alternativas para realizar caminatas auto guiadas, con senderos perfectamente señalizados que conducen a las cascadas de los Helechos y del Ángel, en una actividad que tiene una dificultad media y para la que hay que ir con calzado y vestimenta adecuada y provistos de agua.

El recorrido completo para visitar las dos cascadas demora poco más de dos horas, por caminos que van cruzando el arroyo, en medio de una frondosa vegetación.

Alejandro Romero, guarda parques de la Reserva Natural Vaquerías le dijo a www.Cba24n.com.ar que tanto en el trayecto como en las cascadas, las personas pueden “pasar el día, comer, siempre y cuando no hagan fuego, no dejen basura, ni generen disturbios que molesten a la naturaleza ni a otros visitantes”.

Cómo llegar

Si bien el viaje en automóvil es el más rápido y cómodo, no es la única alternativa para realizar la visita, ya que se puede ir en colectivo desde Córdoba, desde la Terminal de Ómnibus.

Además, desde hace unos meses, también se puede viajar en el Tren de las Sierras, aunque esta alternativa es la más barata, ya que el pasaje cuesta $19 desde la Estación Rodríguez del Busto hasta la Estación de Valle Hermoso, con una demora aproximada de tres horas y media. Una vez allí, se puede emprender la caminata de unos 6 kilómetros hasta la base de la Reserva, con una demora de unos 40 minutos o tomar un remis o taxi.

Lo ideal es realizar la visita en días soleados o semi nublados, sobre todo si la intención es realizar la caminata para llegar a las cascadas. En días de lluvia, y por la lógica precaución que se debe tener ante las repentinas crecidas de los cursos de agua, no se permite realizar ese paseo, por lo que la única alternativa en ese caso es llegar hasta la base de la Reserva.

Es importante llegar al lugar con todo lo necesario para comer y beber, debido a que no hay comercios cercanos para comprar alimentos o bebidas, por lo cual se debe tomar esa precaución.

Reserva Natural Vaquerías

Vaquerías preserva un importante remanente de Bosque Serrano, que en la provincia se ha reducido más del noventa y cinco por ciento y se encuentra en estado crítico. La altitud en el lugar varía entre los 800 y los 1400 metros sobre el nivel del mar y es la base de la cuenca del arroyo que lleva el mismo nombre.

Presenta un microclima especial, con temperaturas medias que rondan los 14 grados centígrados, con veranos cálidos y húmedos  e inviernos fríos y secos, que permiten albergar gran cantidad de flora y fauna nativa. En el lugar hay más de cien especies de animales, con gran cantidad de aves entre las que se destacan el rey del bosque y los zorzales, algunos mamíferos como las corzuelas y también reptiles y anfibios. Entre los árboles, predominan los molles, espinillos, moradillos, talas, manzanos del campo y el piquillín, el duraznillo negro y el romerillo son los arbustos más frecuentes, con una gran presencia de hierbas y plantas aromáticas.