Conecta Con Nostros

Policiales

Escándalo en cárceles de Córdoba

En el marco de la causa por asociación ilícita en la cárcel de Villa María, las autoridades detuvieron a dos personas, incluyendo a un policía, acusados de favorecer a una banda que realizaba estafas telefónicas desde el establecimiento penitenciario.

En un nuevo desarrollo del escándalo que involucra a las cárceles de Córdoba, se ha informado sobre la detención de dos personas en la ciudad de Villa María. Uno de los detenidos es un policía, involucrado en la causa por asociación ilícita en la cárcel de esa localidad. 

Esta investigación ha revelado una organización que llevaba a cabo actividades ilegales dentro del establecimiento penitenciario, otorgando beneficios a los presos, quienes luego realizaban estafas telefónicas.

La Fiscalía de Delitos Complejos, a cargo de Enrique Gavier, ha sido la encargada de llevar adelante la investigación y ordenar las detenciones. 

Según las declaraciones del fiscal, los detenidos formaban parte de una asociación ilícita liderada por un recluso de la cárcel de Villa María, identificado como Moyano. 

Esta banda se dedicaba a cometer estafas telefónicas, aprovechándose de la anuencia de los funcionarios y responsables del establecimiento carcelario.

Las estafas se llevaban a cabo mediante el uso de teléfonos celulares que los presos tenían en su poder, a pesar de estar prohibidos. A través de estas llamadas, los reclusos se comunicaban con personas fuera de la cárcel y las persuadían, mediante engaños, para que realizaran disposiciones patrimoniales a favor de la banda.

Con estas nuevas detenciones, ya son más de 20 los imputados en esta causa, que incluye a tres jefes del Servicio Penitenciario, otros policías y presos. La justicia continúa investigando para determinar las responsabilidades de cada uno de los involucrados en esta asociación ilícita.

Este escándalo en las cárceles de Córdoba ha generado conmoción en la sociedad, ya que pone en evidencia las fallas en el sistema penitenciario y la complicidad de algunos funcionarios en actividades delictivas. 

Las autoridades se comprometen a seguir trabajando para erradicar este tipo de situaciones y garantizar la seguridad en los establecimientos carcelarios.